miércoles, 27 de octubre de 2010

El experimento Milgram (1963)

¿Hasta qué punto una orden recibida, una expectativa de lo que se espera de nosotros, puede limitar o incluso anular nuestra conciencia moral, nuestros criterios personales de conducta? He aquí, en primer lugar, una impresionante y reveladora recreación del famoso experimento de Stanley Milgram, uno de los hitos en la investigación de la historia de la Psicología Social. A continuación, te presentamos un fragmento de la película I comme Icaro, donde no sólo puedes volver a ver el experimento, sino también seguir las reflexiones que lo acompañan. Obsérvalos con atención, intenta comprender la estructura del experimento y, de paso, podrías preguntarte: ¿cuál sería mi reacción en una situación semejante? Ya lo discutiremos en clase.



3 comentarios:

  1. Interesante. Mucho.
    Y ¿cuál sería mi reacción en una situación semejante?...espero y deseo que no tuviera que empezarlo por ningún motivo. Sentirse responsable cada uno de cada cosa que haga y sólo uno, parece entonces, según el experimento, algo difícil... en fin, en eso estamos y tenderemos siempre.
    Gracias por hacerles pensar a nuestros hijos.
    Un saludo
    Mamen

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mamen por tus comentarios. El experimento Milgram muestra lo difícil que es mantener una posición autónoma, independiente, cuando el ser humano se encuentra bajo la presión de la autoridad. Algo, cuando menos, muy inquietante.

    ResponderEliminar
  3. que horrible experiencia no?que la gente obedezca a alguien que se cree con autoridad superior y no piense por sí mismo como un títere...

    ResponderEliminar